четвъртък, 30 декември 2010 г.

Capitulo 13. Lander

-¡¿Que?!- pregunto Zahary muy excitado y con los ojos como platos. Yo me había quedado de piedra a su lado aun sin asimilar la información.- Es...es...es imposible. Tu no puedes estar aquí. Tu...no existías cuando Veone dijo el hechizo. Tu no eres real.- dijo muy rápido tocándose las cienes y cerrando los ojos para pensar.

-Padre, me desagrada que no este feliz.- dijo el muchacho que supuesta mente era Lander, el hijo de Zahary.

-Yo...- dijo el abriendo los ojos y suspirando.- Esto no es real. No puede ser cierto.

-Lo es, padre. Yo tampoco termino de creérmelo pero aquí estoy, delante suya.- dijo sin que su sonrisa desapareciera pero con una felicidad menor, posiblemente decepcionado por la reacción de... ¿su padre? Fue como un puñal. No se porque pero sentir que Zahary tenia hijos y que su familia estaba formada me hizo sentir mal. Como si le hubiera arrebatado algo a Lander.

El por fin dirigió su mirada a mi y me miro con sorpresa y con los ojos iluminados.

-¿Usted es...?- pregunto suavemente a punto de coger mi mano y darme un suave beso.

-E...Elisabeth Devonne.- conseguí pronunciar. Esta vez Zahary se había quedado mudo.

-Oh, nunca pensé que llegaría a ver esto. Pensé que mi padre ya se había encargado de vos. - dijo pero note que no sentía rabia hacia mi.- No es como me la imaginaba, sinceramente.

-A...e...Lander.- pronuncio Zahary.- ¿Como has llegado aquí?

-No lo se, padre. Solo recuerdo como entraba por una puerta. Hasta allí mis pensamientos se paran y ya no recuerdo mas. Pero recuerdo que sabia que vendría, no se quien me lo dijo pero lo sabia. Es un milagro.- dijo retirando dolorosamente su mirada de mi y dirigiéndola a su padre.

-Pero...es que es tan...irreal.- dijo Zahary encontrando la palabra adecuada.

-¿A donde os dirigíais?- pregunto Lander interesado y haciendo caso omiso de lo que acababa de decir su padre. Zahary de nuevo se había quedado mudo. Le había afectado bastante la inesperada llegada de su hijo.

-A Nueva York.- conteste yo y el se giro alegre de que pudiera de nuevo dirigir su mirada a mi.

-Pero creo que nuestro viaje se a suspendido.- añadió Zahary.- ¿Quien te dijo que estábamos aquí?- dijo Zahary recobrando el control de si mismo.

-La tía Selene.

-¿Selene?- pregunte incrédula.

-Si, al llegar, que no se ni como paso, me encontré entre unas ruinas. Me pregunte de que serian hasta que situándome bien me pareció el castillo de Iryed y lo era. Después, me dirigí a la cueva ya que sabia donde se situaba pero no había nadie allí. Empece a caminar por el bosque hasta que encontré la carretera. Al principio me fue un poco raro todo esto pero después fue como si mi mente ya estuviera al corriente de todo. Es increíble, incluso sabia lo que era un coche y como llegar a la ciudad o al barrio, mejor dicho.

Me fue fácil localizar a la torre aunque al principio tuve que preguntar a muchos jóvenes haber si sabían donde localizar a Zahary o Selene. Un chico me indico que vivían en la torre y me dirigí allí. Dentro se encontraba la tía Selene, tan bella como siempre, y al principio no me reconoció pero después de explicarle todo me dijo que estabas aquí pero la verdad es que no me dijo nada de que iba a encontrarme con el peligro que tanto temíais. - termino con su mirada clavada en mi.

-Lisa no es un peligro, Lander. - aclaro Zahary.

-Ya veo.- dijo este.

-Te pido por favor que no me llames padre y que no te dirigas a mi con Usted.- pidió Zahary.

-Como...tu digas.

-Bueno, creo que tienes muchas cosas que contarnos y Lisa tiene hambre ,así que porque no vamos hasta ese restaurante y después volvemos a casa.- dijo Zahary cada vez mas tranquilo.

-¿Necesitas ayuda?- pregunto Lander a Zahary mientras el le tendía una de las maletas. La miá en concreto.

Lander empezó a andar sin dificultad sin esperar a que le siguiéramos. Yo me situé al lado de Zahary.

-¿Como es posible?- le pregunte aun sin tener mis pensamientos del todo ordenados.

-No lo se pero recuerda, la magia lo puede todo.- suspire con una mueca triste y comencé a andar.

Cuando llegamos Lander ya se había sentado y depositado mi maleta en el suelo.

-¿Que vais a tomar?- dijo un camarero con traje y con una bandeja en la mano cuando todos nos instalamos.

-Un café.- dije yo.

-Para mi también.- dijo Zahary posando su mirada en Lander.

-Yo... quiero un refresco. Una Coca-Cola a ser posible.- dijo este.

-¿Una Coca-Cola?- pregunto Zahary cuando el camarero desapareció detrás del mostrador.- ¿A estas horas?

-El café es muy amargo.- contesto Lander.

-Bueno, Lander. ¿Cuantos años tienes?- intervine yo.

-17. - dijo este con una sonrisa en la cara y apoyándose en el respaldo de la silla.- ¿Es poco?- pregunto viendo nuestras caras de sorpresa.-¿Aparento mas?

-Padre e hijo de la misma edad.- comente alzando las cejas. - Genial.- dije irónica.

-¿Por que? ¿Es un problema eso?- pregunto Lander notando mi tono.

-No.- interrumpió Zahary.- Creo.

-¿Esa era la pregunta clave?- pregunto Lander dirigiéndose a mi.- Pensé que empezaríais con un interrogatorio completo de como llegue aquí.

-Creo que nos hacemos una idea de como llegaste.- dijo Zahary y comprendí que se refería a que el ya había sentido eso.- La pregunta clave es : ¿Por que estas aquí?- todos fruncimos el ceño.

-Es cosa de la magia.- dijo Lander poniendo una mueca de posibilidad.

-Ya, pero Veone estaba muerta cuando tu naciste.- aclaro Zahary.

-No hace falta solo Veone para hacer un hechizo así.- intervine yo. Se me hacia raro hablar de los de mi misma especie y casi como si estuviera atacándolos. A Zahary pareció encendersele una bombilla en la cabeza, literalmente.

-Entonces tu también podrías hacer el hechizo, eres igual que Veone ¿no?- dijo el dirigiéndose a mi.

-Yo...no se...- me puse muy nerviosa así de repente.

-Tranquila. No te estoy diciendo que lo hagas, simplemente era una suposición.- dijo el cogiéndome de la mano, asentí.

-¿Entre vosotros pasa algo?- pregunto Lander con el ceño fruncido y señalando primero a uno y después al otro.- Es decir, lo adivine desde el principio pero es para confirmarlo.- su voz sonaba triste.

Mire hacia abajo y nos quedamos un rato sin saber que decir, no sabia que debería sentir Lander en este momento. Quizás me vea como un obstáculo o quizás siempre supo que entre Candace y Zahary no hubo nada.

-Lander...- comenzó el.

-No hace falta que lo líes aun mas. Acabas de confirmarmelo. - le interrumpió Lander. Su voz aun sonaba triste.- Sera que es verdad lo que decían de que una mirada vale mas que mil palabras. En este caso esa frase es mas que correcta.

-Lander, tu sabes que yo quería a tu madre, y la quiero. Pero también sabes que lo nuestro nunca funciono. Estábamos juntos por obligación.

-Ella te quería.- susurro Lander. Los ojos de Zahary reflejaban tristeza y los ojos de Lander algo así como odio.

-Dejemos esto ¿vale?- dije yo interponiendome.- Candace es el pasado.

-¿Y tu el presente?- mascullo Lander irónico.- ¿O es que acaso se le a dado la oportunidad de tener una doble vida a mi padre? Ademas, vaya elección. - dijo ahora mas calmado. La ultima frase me dolió haciéndome recordar que yo era su enemigo.

-Basta ya, Lander. No metas a Lisa en...- empezó Zahary pero su hijo le interrumpió.

-Lo siento, Elisabeth. No era mi intención ofenderte. Lo siento realmente. Espero que algún día me perdones.- dijo mirándome fijamente y haciendo caso omiso a su padre. Yo por mi parte asentí.

-Puedes llamarme Lisa.- dije con una media sonrisa intentando relajar el ambiente de tensión que se estaba creando. En ese momento vino el camarero y nos sirvió lo que habíamos pedido.

-Lander, por favor, intenta recordar quien te trajo a este mundo.- pidió Zahary dando un sorbo a su café.

-Mi madre.- contesto Lander burlón y me sonrió. Le devolví la sonrisa. A Zahary no le estaba haciendo mucha gracia, Lander vio su cara y enseguida se puso serio.

-Ya te he dicho que no recuerdo nada. Ya he forzado a mi mente y … nada. No recuerdo nada. Es como si me hubieran borrado esa parte. Hay un vació en mi mente.- se disculpo.

-Eso significa que el que hizo el hechizo no quería que Zahary lo supiera.- dije yo.

-Pero eso nos da una ventaja a nosotros.- dijo Zahary pensativo.

-O no.- contradijo Lander.- Puede que las brujas de aquel entonces no supieran como seria este mundo, pensando que lo pasaríamos muy mal o también cabe la posibilidad de que la bruja, o brujo, que me hizo esto odiara a Veone.

-No.- dije enseguida.

-Los de esa especie eran muy unidos. Parecían una familia entera. Nunca se hacían daño ni se peleaban.- me interrumpió Zahary antes de que pudiera continuar.- Incluso morían unos para salvar a otros.

-No estaba hablando de eso.- dije yo y ellos me prestaron atención enseguida.- Ellos sabían como seria el futuro. Al menos Veone, si.- enseguida me puse nerviosa sin saber porque. Quizás era porque no podría imaginar la reacción de ninguno de los dos al respecto de lo que iba a decir a continuación.- Veone se me apareció. Al principio en sueños y después...en persona.- Zahary y Lander abrieron los ojos como platos.

-¿En persona?- pregunto Zahary sin terminar de creérselo.

-Si. Pero no en su forma normal sino reencarnada en una señora mayor.

-No sabia que las brujas pudieran hacer eso.- dijo Lander pensativo.

-Ya ves. -dije tímidamente.

-¿Que te dijo?- pregunto Zahary muy intrigado.

-Me dijo que quería contemplar con sus propios ojos una de las partes mas importantes de mi vida.

-¡Vaya!- pronuncio Lander alargando la palabra.- ¿Eso se refiere a mi llegada?- pregunto con aires cómicos de suficiencia y bebiendo de su Coca-Cola.

-Es lo mas probable.¿ Pero por que? Cuando llegamos nosotros ,a Lisa no se le apareció.

-Porque el hechizo fue hecho por ella. Este otro fue hecho por otra bruja.

-No tiene porque. Si Veone pudo venir ahora reencarnada en otra persona, podría haber venido en mi tiempo bajo el nombre de otra bruja y así ponerme el hechizo.

-Es posible.-comento su padre dándole otro largo trago a su café.-¿Porque no la seguiste?

-Por que viniste tu y no quería desaparecer así como así para que después tu te preocuparas.- conteste tímidamente.

-Vale, pero eso significa que Veone sigue aquí.- dijo Lander.

-No creo. Tiene la tendencia de desaparecer enseguida. Ademas, aunque estuviera aun aquí seria imposible encontrarla. Hay mucha gente.- dije yo. Los dos asintieron.

-¿Y en sueños que te dijo?- pregunto Zahary.

-Vino y antes de que pudiera decirme algo le pregunte porque iba a cambiar el mundo y me contesto que era única, lo que no ayuda mucho. Después desapareció.

-Oh, que pista.- dijo Lander irónico y terminándose el refresco.

-Ah, y después vi que había una pluma negra en el ''suelo'' y lo mas interesante era que aparte de ser negra alrededor del raquis era blanca. Nunca había visto una pluma así. ¿Las brujas iban con cuervos en el pasado?

-Que yo sepa no.

-Yo tampoco.

-Es muy interesante todo. Parece un rompecabezas.- dije tomándome el ultimo trago de mi café. Estaba bastante amargo pero es lo que necesitaba.

-¿Y que pasa con su majestad?- pregunto Lander. -¿Aun sigue teniendo las ganas de matar a Lisa?

-Creo que si.- dijo Zahary intentando cambiar de tema lo antes posible. Pero lo mas extraño fue que esta vez no sentí miedo sino adrenalina. Una adrenalina que corría por mis venas tentándome a levantarme y plantarle cara a Edgar.- Pero no va a conseguir su propósito.- termino Zahary.

-Por supuesto que no. No pienso permitirlo. No permitiré que maten a Lisa por nada del mundo.- dijo Lander y al darse cuenta de su espontaneidad y el doble sentido de sus palabras añadió.- Este es el siglo XXI. No puede ponerse a matar a la gente así como así y menos cuando la persona afectada es inocente. Eso no podemos permitirlo.- finalizo un poco avergonzado. Le sonreí dándole así las gracias por su discurso en mi defensa.

-Solo una cosa. No soy un animal en peligro de extinción.¿Lo sabéis? Vosotros no sois los únicos que pueden luchar. No soy un conejito indefenso esperando a que el cazador lo cace. Tengo mis armas y mis ases en la manga y si vais a luchar por ¡mi! No pienso abandonaros.- dije con entusiasmo en la voz y un poco molesta por hablar de mi como si fuera la cosa mas frágil del mundo y a la que hay que proteger incluso del viento.

-Bueno, ya que veo que estamos tan entusiasmados ¿porque no volvemos a Coorksey Fars?- propuso Zahary

-Vamos.- dije y me levante cogiendo mi maleta. Lander enseguida puso su mano en la maleta con las intenciones de cogerla pero por mi mirada de advertencia la soltó y me dejo que la llevara, a cambio le sonreí mientras el farfullaba.

-Chicos, antes de ir al coche voy a pasar por el lavabo a despejarme un poco la cara y a hacer mis necesidades.- dije y me encamine hacia los baños que se encontraban muy cerca del restaurante en el que acabábamos de estar.

-Vale. Nosotros pagaremos la cuenta y te esperaremos en el coche.- dijo Zahary.

Entre en el baño. Al mismo tiempo estaba saliendo una señora. La mire pero por desgracia no era Veone.

Entre en el baño y me mire en el espejo. Tenia unas pintas horribles. Como cualquier mañana. Por algo Kel13 se asustaba al venir a despertarme.

Me lave la cara con agua fresca y abrí la maleta para sacar mi cepillo de dientes, mi peine y las demás cosas que me había traído.

Pero me lleve una gran sorpresa. Al abrir la maleta había una pluma dentro.

La misma pluma que la de mi sueño. Era exactamente igual.

La saque, era suave al tacto y grande. En la parte posterior había una nota en un folio amarillo. La letra era clara y ordenada.

En la nota ponía: ''Aquí tienes la respuesta a tu pregunta''