понеделник, 10 януари 2011 г.

Capitulo 16. La verdad

El aparco el coche y me miro serio.

-Siento habértelo contado. No creo que fuera el momento de que lo supieras. Lo siento.

-No pasa nada. Alguna vez tendrías que habérmelo dicho y prefiero saberlo ahora a enterarme después de mucho.- el asintió con la mirada bajada y después de nuevo me miro.

-¿Quieres que e acompañe hasta la entrada?- pregunto. Deseaba que pasara la noche conmigo pero eso seria levantar muchas sospechas sabiendo que mi madre esta en casa.

-No. Mi madre podría verte y ya sabes cual es su profesión.- me negué intentando decirle que mi madre me haría un interrogatorio entero sobre el.

-Vale.- dijo sonriendo. Nos quedamos unos minutos en silencio con la mirada bajada. Era un silencio cómodo porque aunque sin palabras conseguíamos decirnos todo.

Yo le sentía a el como algo dentro de mi. Conseguía ver sus sentimientos, sus dudas, sus temores y aun no había averiguado como.

Sabia que estaba triste por lo que me comento hace unos momentos. Sabia que estaba atemorizado porque incluso el no confiaba en Edgar. Sabia que tenia sus dudas sobre Lander, su llegada y todo eso y sabia lo que sentía, que era puro amor o incluso mas que eso.

Me gire despacio y abrí la puerta pero el me sujeto de la mano y tiro de ella hasta que de nuevo me senté.

-No quiero que te vayas así.

-No hay otra manera, mañana nos vemos.- Si que la había pero sabia que no era el momento adecuado. Cuando me besara por primera vez quería que fuera extremadamente feliz.

Salí del coche cerrando la puerta. Me gire una vez mas para contemplar su rostro y recordarlo. Todas esas perfectas facciones combinadas.

Le sonreí ligeramente y me dirigí a la puerta.

Saque las llaves de los bolsillos de mis pantalones y abrí la puerta. Eche una ultima mirada al deportivo y Zahary me estaba sonriendo débilmente. Le volví a sonreír para levantarle el animo y después entré.

En casa por lo visto no había nadie ya que no se oía el constante farfullo de la tele.

Mire en el salón y en efecto, no había nadie. Mi madre posiblemente volviera a tener algún caso de infidelidad. La población cada vez se estaba haciendo mas pecadora y desconfiada.

Subí las escaleras y me acorde de que mi maleta se había quedado en la torre. Mierda, eso significaba que tenia que ir de nuevo a la torre pero posiblemente mañana.

Antes de ir a mi habitación tenia el deseo y la necesidad d ver a mi hermano.

Entre sin llamar a la puerta, lo que no volvería a hacer jamas ya que le pille con esa Aurora de la que me hablaba en pleno proceso de intercambio de saliva.

El se dio cuenta de que entre y entre la sorpresa y la vergüenza se quito de encima a Aurora. Ella le miro confusa y después se giro hacia mi. Agacho la cabeza y salio de la habitación cogiendo sus cosas de la cama de mi hermano. Preferí no preguntar nada sobre el asunto.

Enseguida sentí envidia. Ellos que no se conocían de nada ya se estaban besando y nosotros con Zahary solo nos limitábamos a acariciarnos y a abrazarnos.

Kel13 se despejo la cara y aun teniendo la mueca de sorpresa me pregunto.

-¿Que haces aquí? ¿Os habéis equivocado de vuelo o es que Zahary se a escapado para dejar que vayas sola a Nueva York?

-Ninguna de las dos. A pasado algo muy...fuerte.- dije. El me miro juntando las cejas.

-Veras,- como me habría gustado saber como se lo iba a tomar.- cuando Estábamos en el aeropuerto antes del despegue del avión apareció... el hijo...de Zahary, Lander.

-¡¿Que?! - pregunto Kel13 incrédulo.- ¿Que te has bebido?

-Nada. Va enserio. Lander esta aquí.

-Pero eso es imposible,¿no?

-Por lo visto no. Alguien le hizo el hechizo pero no recuerda quien y paso una cosa muy rara cuando Edgar vio a Lander.- dije y le conté la historia desde la llegada de Lander hasta el punto en el que Zahary me contó lo de que era estéril. Me costo mucho contarle eso. El me estuvo escuchando muy atentamente, a veces decía algo en voz baja pero después enseguida me prestaba atención.

-En primer lugar. ¿Que te has bebido? ¿Varios whiskys o le has dado a la cerveza?- pregunto sin terminar de creérselo.

-No he estado bebiendo. Todo lo que te he dicho es verdad. Todo.- le asegure. El se quedo unos segundos en silencio.

-¿Eres estéril?- pregunto sin terminar de creérselo pero en voz baja como si así no pudiera herir mis sentimientos. Asentí seria.- Eso es horrible, enana. Lo siento mucho. Aunque aun no termino de creérmelo. ¿Y si es una trampa?

-No, Zahary jamas me mentiría.- Le asegura mientras el me miraba con cara apenada. Aunque no lo dijera con palabras el también sentía lo que yo sufría y se estaba compadeciendo de mi.

-Que destino mas cruel te a tocado.- comento. El no solía decir cosas como esas, es decir, el iba a lo rollo callejero.

-No.- me negué.- ¿Sabes que? Mi destino no es cruel. Te tengo a ti, a Zahary , a Nicol, a Alex. Tengo a toda la gente que quiero conmigo y con eso me basta. Realmente me basta.- dije susurrando en la ultima frase.

-Hablando de amigos. Te han llamado Nicol,dos veces, y Alex cuatro.

-Luego les llamo. ¿Donde esta mama?- pregunte.

-Nuevo caso.

-No le has contado ¿verdad?- pregunte.

-Claro que no. Son de suma confianza.- dijo comicamente. Le sonreí.

-Yo me voy a llamar a Nicol y a Alex, ¿vale? Y supongo que después me iré a dormir, estoy muy cansada por las horas en coche.

-¿Crees que Aurora seguirá por aquí?- pregunto Kel13. Le mire moviendo la cabeza. Kel13 jamas iba a cambiar.

-Por que no lo compruebas. Seguro que ya se esta besuqueando con el vecino.- le dije bromeando. Pero era verdad, las chicas mas populares aparte de ser las mas guapas también eran las que mas noviazgos habían tenido.

El se recostó en la cama y se puesto los auriculares mientras cogía una pelota de baloncesto que tenia y jugueteaba con ella esperando a que yo saliera ya que tenia una canasta en la puerta.

Hice lo que me indicaba y salí de su habitación. Fui de nuevo al salón y le llame a Nicol aunque lo raro fue que no me contesto. Me encogí de hombros. Volvería a intentarlo mas tarde. Decidí llamar a Alex. El en cambio si que contesto, enseguida ademas.

-¿Lisa? ¡Por fin! Te he llamado cuatro veces y no he llamado mas porque parecía que Kel13 se iba a salir del teléfono para venir a pegarme una torta.

-Tenia una cita.- le informe.

-¿Y cuando no las tiene?- pregunto irónico.- Bueno, ¿Donde has estado? El año pasado no faltaste nunca a clase. ¿Te a ocurrido algo?

-No. Me sentía mal y decidí quedarme en casa.

-No me vengas con esas , si cuando tuviste la varicela seguías viniendo a clase hasta que te obligaron a que no vinieras.

-Bueno, pues lo de hoy era un mareo constante y no pude venir.

-Lisa, ¿alguna vez te han dicho que mientes fatal? Ademas, Nicol me dijo que vio a Zahary y después a ti subiéndote a su coche. ¿Tienes algo con el?

Y si es el él que hace que faltes a clase sera mejor que te alejes lo antes posible.- me aconsejo. Empezaba a parecerse a Kel13 con sus advertencias.

-No, Alex. El no me esta afectando en nada. Es que el quería enseñarme una cosa y me fui con el y después...- si le decía alguna mentira me pillaría.

-¡¿Os acostasteis?!- pregunto incrédulo.

-¡No! ¿Como puedes pensar eso? Que ideas mas absurdas tienes.-le reproche.

-Vale, vale, ¿pero que quieres que piense? Dejaste el después en suspense y es lo primero que se me paso por la cabeza. Bueno, ya no te molesto mas. En media hora vengo y hablamos en persona. - y antes de que pudiera decirle que viniera mas tarde o incluso mañana ,colgó.

Suspire y me fui a mi habitación , me tumbe en la cama. Alex tenia una llave de nuestra casa así que si no la hubiera perdido en alguna parte de su desordenada habitación creo que podría entrar sin problemas.

Empece a pensar pero no era eso lo que quería. Quería relajarme y dejar flotando mi mente. Eso intente pero últimamente creo que mi mente flotaba mucho porque me quede dormida.

Veone apareció. Ya era común en ella.

-¿Que quieres ahora?- pregunte bruscamente.- ¿Liarme aun mas?

-Lisa, ahora las que tiene que hacer las preguntas soy yo. ¿Que sentiste al ver a Lander?- esa pregunta me dejo realmente desconcertada. Entonces me acorde de lo que me dijo en el aeropuerto : “Quiero contemplar con mis propios ojos una de las partes mas importantes de tu vida.” Ella sonrió mientras yo pensaba eso.

-Tu eres la que sabe leer el pensamiento. Descubrelo tu misma.- dije y me quede callada. No les había prestado tanta atención a sus palabras del aeropuerto hasta entonces. ¿Lander? ¿Que significaba Lander para mi?

Ella soltó una carcajada.

-Puedo leer tus sentimientos pero no puedo llegar a tu corazón.

Necesitaba respuestas y Veone era la única que me las podía dar.

-Pues sentí algo muy extraño. Como si algo se estuviera separando y ademas lo mas raro fue que le quiero. No se si es porque pertenece a Zahary pero le quiero. Le siento cercano.- ella asintió.

-Lo que me esperaba. Pero seria casi imposible.

-¿Que es casi imposible?- ella no contesto pero tampoco se fue. Decidí probar con otra pregunta.- ¿Quien hizo que Lander viniera a este tiempo?

-Su familia.- contesto. ¿Que? Muy en el fondo lo sabia pero me dejo demasiado desconcertada como para decir “Lo sabia” Ya que no podrían haber sido los mellizos el único que quedaba era Edgar. Estaba segura de que el tenia algo que ver. Suspire , no cabían tantos pensamientos en mi cabeza.

-No soy una bruja, ¿verdad?- dije. Ella sonrió.

-Claro que no lo eres.

-Entonces, ¿que soy?- pregunte esperándome lo peor.

-Eres...- no termino la frase y enseguida desapareció. Justo en ese momento oí una voz muy lejana llamándome.

Me desperté de golpe. Alex estaba a unos centímetros de mi y moviendo mi cuerpo para que me despertara.

Que oportuno” pensé con ironía.