понеделник, 15 ноември 2010 г.

Capitulo 7. Veone

Capitulo 7



-¿Donde te habías metido?- pregunto Alex sorprendido al verme en el umbral de la torre con Selene a mi lado. Zahary se había encargado de ir a buscarle a la fiesta y pedirle de mi parte que saliera y me llevara a casa. Al verle le sonreí y el se relajo un poco. No sabia que pensamientos habían pasado por su mente, aunque daba la sensación que eran la mar de malas. Fue al trote por las escaleras y se detuvo enfrente miá. Se fijo en que estaba temblando se quito enseguida la chaqueta de cuero negra y me la paso por los hombros. Hacia frio ahi fuera pero no era la unica razón de que temblara, las cosas que Zahary me había contado sobre mi que ni siquiera yo conocia me hacían sentirme rara pero seguía sin creerle. Tambien temblaba porque no se como afectaba a Zahary y que parecía que hubiera algo muy fuerte dentro de el para que no me haya dejado morir.

Me relaje un poco.

-¿Nos vamos?-me pregunto Alex. Eche una mirada al suelo, una mirada que solo Alex podía descifrar y que significaba que nos vayasemos porque me sentía incomoda. Me puso la mano en la espalda y me condujo al coche.

Zahary y Selene nos siguieron.Mientras Alex abria el coche a unos metros de distancia delante miá Zahary se puso a mi lado silenciosamente y me susurro

-Lo siento, se suponía que deberías de haberte divertido pero por mi culpa no fue así.¿Puedo hacer algo para remediarlo?

-Dime que esto es una broma de muy mal gusto.

-Es una broma de muy mal gusto.-dijo pero sin conviccion alguna en su voz.

Alex abrio la puerta del copiloto y me hizo un ademan para que entrara. Le sonreí a los mellizos tímidamente y entre en el coche.

-Decidles a los demás que he tenido que acompañar a Lisa a casa y que estoy muy cansado como para volver.- la voz de Alex sonaba cansada. - Y gracias. La fiesta a sido una pasada. Tenéis que hacer fiestas mas a menudo.

Veía por el espejo que los mellizos estaban sonriendo pero con las caras ausentes. La mirada de Zahary estaba posada en mi.

Desvié la mirada, me sentía incomoda. Alex vino rápidamente y se sentó en el asiento del piloto. Me quite su chaqueta y la puse en los asientos de atrás. Ya estaba mas relajada que antes y le sonreí para tranquilizarle.

Arranco el coche. Estuvimos unos minutos sin decirnos nada. Normalmente después de una fiesta solíamos hablar a la vez porque teníamos muchas cosas que contarnos. Pero eso solo pasaba en las fiestas normales. Alex rompió el silencio.

    -Que fiesta ¿verdad? Es una de las mejores a las que he ido.¿Te lo has pasado bien?- pregunto. ¿Que seria mejor: mentirle o decirle la verdad?

    -Me...me lo he pasado muy bien.-tartamudee. Me miro confuso intentando descifrar mi semblante.-¿y tu?

    -Genial.¿Donde estuviste los últimos 20 minutos? Estaba preocupado por ti.- y me cogió la mano, yo a mi vez la devolví al volante. Estuve unos segundos pensando en que decirle. No quería preocuparle con las historias absurdas que me había contado Zahary.

    -Estaba tomando aire, ya os dije que no os preocuparais por mi.

    -Es que después de que te fueras pasaron cosas muy raras.- ¿También en la fiesta?

    -¿Como que?- intentaba no tartamudear.

    -Pues en un momento vino un hombre que paso volando hasta salir pero que tenia unas pintas...Parecía un rey antiguo. Todos nos quedamos mirándole pero el no pareció notarlo. Creo que estaba buscando algo y estaba rojo de la ira.- Edgar. Me estremecí al pensarlo. Recordé esos ojos gris azulado preciosos pero a la vez peligrosos. Alex no pareció notarlo.- Primero el guardaespaldas , después el rey ese...todo fue tan raro.-suspiro. No conteste.

    -¿Porque no vino Kel13?- pregunto.

    -Tenia un partido, pero no muy importante.- Alex se sorprendió.

    -Pobre...-no dije nada. Recorde la pregunta de Edgar sobre mi hermano. Estuve sopesando la respuesta.

    No , mi hermano no había cambiado radicalmente. Siempre fue el mismo, siempre era Kel13.

    -Nicol al final se volvió loca, estaba todo el rato pidiendo que te buscara porque había visto algo raro en tu explicación. Lisa, no sabes mentir bien , para nada. Intente divertirme pero no pude, Zahary me dio mala espina al bailar contigo y esta vez puedo asegurar que no eran los celos.- bromeo. No me reí porque estaba muy confusa. ¿Porque Edgar me odiaria tanto? ¿Que habria hecho yo para que le afectara tanto? Sabia cual era la respuesta y me aterraba: Haber nacido.

    - Lo único que quería Zahary era llevarme a la terraza por miedo a que me perdiera.- menti, aunque no se si funciono.

    -Si y ya de paso te enseño a la cocinera.- dijo con ironia.- ¿Que haciais en la cocina? Se que no es de mi incumbencia pero me preocupe, le conoces solo de una semana.- a lo que se suponía que era una cocina. De nuevo estaba en duda sobre decirle la verdad o no.

    -No le molaras a Zahary,¿no?- dijo antes de que yo contestara a su pregunta.

    Le mire con los ojos en blanco. Eso era ridiculo pero Alex no sabia la verdad. Alex no sabia que el quería matarme o algo parecido. Negue con la cabeza rotundamente.

    -Eso es imposible.- afirme y el rió como si yo estuviera loca. Me fui sonrojando hasta que al final creo que parecía un tomate maduro. Alex no dijo nada, tampoco me miraba.

    -Siempre te sobrevaloraste, en cualquier cosa.-dijo al fin con una sonrisa en la cara. Viniendo de una familia tan bella, fisicamente siempre te creiste la mas horrible de todas. Sin embargo para mi siempre destacaste.- sonrió, pero ahora con una ademan de tristeza en la cara. Le cogi de la mano.

    ¿Por que Alex me conocia tan bien?¿Tan transparente era? Mi hermano me lo había afirmado muchas veces.

    Después de unos segundos divise la palpitante ya gastada farola que estaba colocada delante de nuestro chale. Las luces no estaban encendidas , eso significaba que Kel13 ya había vuelto y estaba dormido. Esperaba que me hubiera dejado una nota diciendo que habían ganado y que estaba alegre como antes y así comprobar que era el de siempre.

    Alex paro el coche justo al lado de la farola y me miro con mi mano todavía en la suya.

    -A ti te mola Zahary ¿verdad?- pregunto serio. Me sorprendió su pregunta. A todo el mundo le molaba Zahary. El era perfecto, como su hermana. Una buena respuesta habría sido decirle: ``Me mola igual que te mola a ti Selene''

    Pero sabia que era distinto. No se que sentía por un desconocido que tenia intenciones de matarme o de espiarme y que no quería hacerlo por una razón desconocida. No era el tipo de admiración que siente Nicol por el, que es como si el fuera el único chico de la Tierra. No, no era eso.

    Negué con la cabeza, Alex lo tomo como una respuesta pero no era así. Contestaba a mi propia pregunta sobre si siento lo mismo por Zahary que Alex por Selene. Era muy distinto, pero no se ni lo que era. Se suponía que mintras había estado saliendo con Alex había estado enamorada de el.

    El soltó mi mano con suavidad, cogio mi abrigo de los asientos de atrás y me lo tendio. Lo cogi le sonreí, le di un beso en la mejilla y abri la puerta.

    Ese acto era muy distinto. Estaba acostumbrada a quedarme hasta las tantas hablando con el sobre cualquier cosa o abrazandnos sin querer separarnos.

    Eso tampoco era lo que sentía por Zahary.

    Salí del coche y le dedique una sonrisa forzada por el cansancio y por la confusion.

    Saque las llaves a tientas de los bolsillos de los pantalones cortos que llevaba puestos, que estaban muy arrugados de tanto movimiento y algo verdes por la yerba del patio trasero de la casa de los mellizos.

    Meti la llave en la cerradura y con un clack se abrio. Encendi las luces del pasillo, colgue el abrigo y deje las llaves en el mostrador. Oi el zumbante ruido del motor del Ferrari de Alex, lo que significaba que ya se había ido.

    Que tonta había sido al no invitarle a dormir a casa, quizás esperaba a que le dijera eso. ¿Como se lo habría tomado?

    Tenia la cabeza llena de preguntas, quería dejarlas aparte pero en cada rincón que miraba me venia una nueva pregunta sin respuesta.

    Fui al salón, en la mesa había una nota en la que desde lejos se veía que estaba escrita por mi hermano, ya que la escritura era preciosa. La de mi madre era como la de los medicos, no se entiende nada y parace como si hubiera dibujado lineas con tropicones.

    Me acerque y cogi la nota : ´´Buenas noches, Lisa. Estaba muy cansado así que me he ido directamente a dormir. Mañana me cuentas que tal a ido la fiesta ¿okey? El partido a quedado en empate, pero da igual, no era un partido importante. No quiero poner mimadas de esas como ''Te quiero'', porque ya lo sabes así que : Que duermas bien.

    P.D. Me porte como un imbécil durante toda la semana, es que no podía creerme que existieran personas como los mellizos Leever. Lo siento si te e molestado, creo que ya he vuelto a la normalidad.´´

    Al lado de la palabra final había una carita feliz, sonreí para mi misma y me fui lentamente a mi habitación en el piso de arriba. Al menos había alguien feliz y normal en mi vida.

    Esa noche intente dormir pero no pude. Todas las preguntas se interponían en mis sueños como un cartel que de repente te salta delante de la cara. Me levante unas cuantas veces a beber agua pero tampoco ayudaba aunque la sensación de dormir en un nido de alas o espuma no se había ido.

    Era una sensación nueva, cómoda e incomoda a la vez. Era como si esa sensación sobrara pero a la vez me hacia sentirme cómoda y segura.

    La ultima vez que había intentado conciliar el sueño se me apareció una mujer. De unos 50 y pico años. Al principio su cara estaba en la lejanía y cubierta de una masa de nubes y neblina. Después se fue acercando pero a una velocidad máxima, algo que el pie humano no podría lograr.

    La neblina a su alrededor desapareció y contemple que estaba vestida con un vestido viejo, color crema que parecía del siglo XVI.

    De su vestuario pase a la cara. Tenia el pelo color caoba, en un tocado frances, bien hecho con muchas horquillas centelleantes alrededor.

    Su cara era alargada y fina, demasiado fina y bastante estirada. Casi no tenia mofletes , sus ojos eran muy parecidos a los míos pero un poco mas oscuros. Su nariz era recta y estirada. Su boca, pequeña y gruesa había formado una ligera sonrisa, como de bienvenida.

    De repente en mi vista asalto el nombre ´´Veone``. Era la bruja de la que me había hablado Zahary. La contemple fijamente esperando alguna señal de que era una malhechora. Sin embargo parecía todo lo contrario, mostraba un semblante amistoso y bueno, también compasivo. No era lo que esperaba.

    -Veo que ya me conoces ,Elisabeth. Eso me alegra aunque también significa que crees que soy alguien malvado.- su voz era dulce, amistosa y parecía como si el viento se la llevara. ¿Podía leerme el pensamiento? Otra pregunta que se interpuso de repente. La seguí mirando sin poder decir nada, pero esta vez no era como cuando estaba con Edgar , cara a cara, sintiendo miedo en cada uno de mis estímulos.

    -Se que tienes muchas preguntas sin respuestas ,también se que tus sentimientos están confusos y que te gustaría ir a alguna parte en la que nadie sepa quien eres. Conozco esa sensación de los humanos.

    -¿ Soy como tu?- pronuncie despacio pero sin miedo. Ella rió, me recordó a la risa de Selene.

    -No , querida. Si fueras como yo no tendrías la oportunidad de cambiar el mundo.

    -¿No soy una bruja?- pregunte, volvió a reír y esta vez se acerco tanto que me cogió la cara entre las manos en un acto maternal.

    -Yo tampoco lo soy.- y desapareció. Aunque el viento olía a su presencia, me daba calor y seguridad.

    Me desperté sudando y con la mente hecha un lió. Trague saliva sonoramente y fui a beber de nuevo agua.

    Sabia que después de ese sueño no podría dormirme mas. Me senté en la cama y encendí la lampara de noche naranja que estaba al lado de esta. La lampara alumbro a un libro grueso que estaba justo a su lado en la mesilla de noche. No tenia necesidad de leer el titulo ya que por la portada ya sabia que libro era.

    Merlín, la historia de un brujo o mago, que llego a ser tan popular , convirtiéndose en un icono espiritual y en toda una leyenda en la que el mundo le adora.

    Pero eso era solo una obra literaria para atraer a la gente , infundirles miedo y esperanza. No tenia nada que ver con el mundo real.

    Suspire profundamente. Lo había cogido de la biblioteca hace unos días y aun no me lo había empezado, tenia una gran aficcion por los libros y especialmente por el genero literario ,fantástico e histórico. Pero era como si aun no fuera tiempo de leérmelo. Tampoco iba a comenzarlo esa noche.

    Cogí mi mp4 y me senté en la cama, no tenia una televisión en mi cuarto así que lo único que podía hacer era leer o estar en alguna red social.

    Algo vino a mi mente, en especial una frase de Zahary :``Vamos a vigilarte.´´

    Fui directamente a la ventana pero antes apague la luz. A lo lejos se veía el coche azul oscuro de la Sr. Warnner. Mas adelante la moto amarilla de Chris Rase y después de la suya el Mercedez plateado de Kel13.

    El aparcamiento en el que solía dejar el coche mi madre, casi siempre estaba vacante y eso fue lo que me llamo la atención.

    Estaba ocupado por un impresionante Lamborghini ultimo modelo que las puertas se abrían para arriba y que podía llegar a una velocidad de 350 km/h.

    Ninguno de nuestros vecinos tenia un coche así y menos mi madre que desde hace 11 años conservaba su BMW.

    Me quede mirando atontada al coche negro griseado. Me quede unos segundos así hasta que por medio de resoluciones supe de quien era.

    De los mellizos y su padre , eso seguro. Eran ricos y me habían prometido que me vigilarían. El coche se encontraba delante de la casa y los faros estaban apagados para poder camuflarse.

    Le habría hecho unas cuantas fotos a ese deportivo para después enseñarselas a mi hermano o para saber seguro si era el coche de Zahary pero no quería que el flash delatara que estaba despierta, aunque ya era demasiado tarde.

    Por otra parte, si tomaba como referencia que la historia de Zahary era cierta entonces ellos no sabían conducir, y por muy inteligentes que fueran un carne se saca en unos cuantos meses, y los coches que dejaban prestados para acostumbrarse solían ser viejos y usados.

    Como deseaba estar dormida y al despertarme ver que nada había cambiado, que los Leever o mejor dicho los Dalaras no existían o que habían existido hace unos cuantos siglos, y que todo seguía su curso normal.

    Me senté en la cama, me sentía incomoda sabiendo que hay gente espiandome y que con que haga el menor movimiento vendrían a ver que pasa, a ver si ya me he convertido en un monstruo.

    Recorde la cara de Veone. Era perfecta pero no podía decirse que era bella. Simplemente diferente. Tenia un cierto parecido a mi , en el contorno de los ojos, pero los suyos brillaban ,iluminados incluso en la oscuridad como los de los mellizos, sin embargo los míos eran mas apagados, mas...humanos. Aunque en ese momento no era la palabra que mejor me describía.

    ``No´´ decidí. Odiaba ser espiada, odiaba que alguien me tuviera vigilada todo el tiempo y que no pueda estar libre. Cogí la linterna y una pequeña navaja que tenia en uno de los cajones de mi cuarto, por si acaso.

    Abrí la puerta y fui lentamente sin hacer ruido por las escaleras.

    -¿Lisa?- pregunto alguien detrás miá, sobresaltándome haciendo que casi me caiga de las escaleras.-¿ Que haces?

    Me gire despacio y volvi a subir las escaleras esta vez sin precuparme de no hacer ruido. Kel13 encendio la luz del pasillo del 2do piso. Tenia el pelo revuelto y mechones rubios estaban disparados como flechas. Sus ojos estaban entrecerrados y soñolientos. El pijama lo tenia arrugado y sus grandes biceps sobresalian de la camiseta de tirantes blanca que se había puesto.

    -Kellan, ¿que haces despierto?- pregunte.

    -Que esperas, te has despertado como 5 veces mas y no se a donde has ido pero has hecho un ruido increible, se mas considerable.

    -Lo siento.- me discule aunque no recordaba haber hecho ruido.

    -¿No podias dormir?- pregunto ligeramente preocupado. Negué con la cabeza. -¿Es por la fiesta?- dijo esta vez mas alegre.

    -No, tenia pesadillas.- si se les podía llamar así. Fruncio el ceño.

    -¿Me estas ocultando algo, Shakespiere?- pregunto con cara de sorpresa.

    Simplemente no sabia mentir.

    -No.- Desvié la mirada a otro lado, para que no viera que era mentira.

    -Exigo que me digas ya lo que me estas ocultando.- me reprocho.

    -Tonterias.- dije me miro expectante, no bastaba con esa palabra.- Kellan ¿tu considerarias que soy una bruja?- pregunte.

    -¡Vaya! Si que te han afectado esas pesadillas.- y ojala lo fueran. Le sonreí debilmente y el me dedico una ancha sonrisa.

    -¿Que pensabas hacer?- pregunto como si ya se hubiera olvidado de esa pregunta.

    -Iba a dar un paseo por el jardin a ver si me relajo un poco.- pensaba hacer eso , en parte.

    -¿Llevando una navaja?- dijo incredulo. Mire a mi cintura donde tenia la navaja bien sujeta al pantalon.

    - ¿No eras tu el que decia que tuviera cuidado con los atracadores?- dije bromeando. Me sonrió picón.

    -Yo me voy a dormir ¿vale?- y se encamino a la puerta de su habitación en la que había un gran letrero de plata pura en el que ponia Kel13( regalo de Peter por Navidad). Estaba a medio camino cuando se me ocurrio.

    -Kel, ¿a donde ibas tu?

    - A beber un vaso de agua.- dijo tranquilamente como si eso fuera la única cosa que pudiera hacer en esos momentos, y quizás era así. Asenti y me preocupe. ¿Estaba desconfiando de mi propio hermano? Las historias de Edgar me habían afectado mas de lo debido.

    Baje por las escaleras con normalidad para disimular. Sujete la navaja envuelta en mi mano fuertemente, recorri el pasillo y fui a abrir la puerta.

    Puse los ojos como platos cuando vi que el coche no se encontraba allí.

    Habrian visto que había movimiento en la casa.

    Hice una mueca de disgusto y entre de nuevo a casa.

    Esperaba poder dormir tranquilamente por fin.

Capitulo 6. La fiesta y Edgar.

Capitulo 6




-Me acuerdo de esta foto. Es una de las primeras fotos que nos hicimos. Teniamos 8 años o asi.¿Como es que yo no la tengo?- pregunto Alex desde mi habitacion mientras yo me daba los ultimos retoques en el baño antes de ir a la fiesta que habian organizado los Leever.

-La tienes , simplemente tu cuarto es una jungla y alli no se puede encontrar ni el suelo.- dije mientras abria la puerta que daba a mi cuarto.

-El suelo lo e visto raras veces pero todas las fotografias...- no termino la frase. Levanto la vista hacia mi, al principio me miro sorprendido y despues me sonrio.- Estas impresionante,te lo has currado ¿eh?.- no espero respuesta.-Seguramente por Zahary. Aunque es normal, todas las chicas estan pilladas por el.- dijo sin darle importancia.

-Bueno, tu tampoco te quedas corto.- y era verdad. Por fin habia combinado su carisima ropa, y bien.Llevaba unos pitillos negros, unas converse del mismo color. Una camiseta blanca con garabatos negros y una chaqueta de cuero negra.- Incluso te has puesto gomina. Por primera vez en la vida.Te felicito.-dije mientras me acercaba a la cama donde estaba tendido con un gordo album de fotos viejo que tenia en uno de los estantes de la pared.

-Como tu, queria impresionar.- Asi que le gustaba Selene. No se ni porque me sorprendia. ¿A quien no le gustaba Selene? Quizas porque Alex no solia expresar sus sentimientos tan abiertamente, aunque habia que tener en cuenta que habia cambiado mucho ultimamente. Como lo de ser unicamente amigos.

Hace tiempo dijo que no se iba a rendir jamas de intentar volver conmigo pero supongo que ese era el Alex inmaduro y espontaneo, mi amigo.

Cuando me sente a su lado vi que se habia apelmazado demasiado su flequillo rubio rebelde que incluso quizas no podia arrugar la frente.No dije nada simplemente alze la mano antes de que pudiera retroceder y le revolvi el pelo. Hizo una mueca y me lanzo una mirada asesina.

-¡Que mala es la envidia!- exclamo, me rei y me levante de la cama depositando el grueso album en su sitio.

El se levanto al rato cogio mi chaqueta del perchero al lado de la puerta y salio esperando a que le siguiese, lo que hize. Bajamos las escaleras y enseguida se oyo el fuerte volumen de la television en el salon. Y luego decian que yo era la sorda.

Fui al salon esperando ver a Kel13 vestido y arreglado para ir a la fiesta pero estaba en pijama y con el pelo revuelto.

-¿Aun no te has vestido?- pregunte.- Que yo sepa, en una fiesta no hay que hacer lo del retraso.

-No voy a ir.- dijo desilusionado.Le mire incredula.

-¿Porque? No creo que vayan a hacer comparaciones contigo y con Zahary, al fin y al...

    -Hoy tengo partido contra los Newfors.- dijo cortante. No me acordaba. Me lo habia comentado una vez la semana pasada. Dijo que no era un partido muy importante y que no iba a ganar nada con el , simplemente querian ver si seguian en forma para el baloncesto.

    -Kellan, lo siento mucho...yo...-empeze.

    -No, vete. No pasa nada. Al fin y al cabo el partido no es importante. Casi nadie asistira.- la ultima frase la dijo con dolor reprimido. No sabia lo que era ser popular ni tampoco porque mi hermano le daba tanta importancia pero quizas habia nacido para ser alguien. Siempre me lo habia imaginado despues de unos años apareciendo en todos los canales y revistas del mundo. Como el mejor jugador de baloncesto de L.A. Ya que había decidido vivir allí cuando se hiciera mayor. Quería ingresar en los laquers.

    Pero lo que si podia asegurar es que si decia una cosa, despues nunca cambiaba de opinion y yo queria ir a esa fiesta y no me apetecia contrariarle.

    -Vale, ojala ganeis.- le sonrei debilmente y le di un ligero beso consolador en la mejilla. Me dolia lo que a Kel13 sentia en esos momentos.- Que digo. ¡Vais a ganar! Como siempre lo habeis hecho.- dije para animarle.Me sonrio sin apartar la vista de la tele mientras se oia el ruido zumbante de motores carraspeando.

    -¡Lisa!- grito Alex desde fuera de la casa.Estaba impaciente, si que se habia colado bastante por Selene.Sali corriendo de la casa y me lo encontre en el asiento del piloto en su nuevo Ferrari, por supuesto regalo de su padre, despues de que destrozara el Audi descapotable de ultimo modelo en una semana.Me monte en el asiento del copiloto.Iba tan deprisa que casi no pudimos charlar, la radio lo impedia. Se le veia muy feliz aunque por mucho que lo intentara no se porque creia que esta noche iba a ser extraña.

    En todo caso lo era. Iba a ver la casa de los Leever. Borre todo pensamiento malo de mi mente y me dedique en pensar como seria el decorado y cualquier minuosidad que pudiera entretenerme mientras llegabamos.

    Estubimos delante de la torre en unos 5 minutos, no era necesario ir en coche pero Alex queria enseñarselo a Troy.

    Por fuera la casa estaba muy iluminada y por las ventanas del 3 piso se veian un monton de luces de diferentes colores.Habia muchos coches aparcados en el parking y dos grandes furgonetas blancas que no sabia muy bien si eran de algun invitado o si pertenecian a la torre. Detras de nosotros venian aun mas coches. Era como si todo el instituto hubiera venido a la fiesta. Kel13 tenia razon, posiblemente a nadie le importaba el partido de baloncesto. Pero esperaba que se les pasara rapido la euforia de los Leveer y todo volviera a la normalidad.

    Alex abrio mi puerta y me tendio la mano para salir del coche.

    -No es necesario que te muestres caballeroso , nadie te esta viendo.- dije, me sonrio y no dijo nada mas. Sali sin su ayuda y nos dirigimos hacia la puerta.

    Ahi se encontraba rigido un hombre grande de unos dos metros , de tez oscura y que parecia el guardaespaldas de las discotecas mas exclusivas de Londres.

    -¿No nos hemos equivocado de sitio , verdad?- pregunto Alex. Me encogi de hombros.

    -Buenos dias.- saludo el hombre.- ¿Podrian identificarse por favor?- pregunto.

    -¿Que?- dijo Alex incredulo.

    -Soy Lisa Devonne y el es...- no pude terminar.

    -Pasen, pasen , sois invitados de honor.- Le mire sorprendida y el me sonrio.¿Invitados de honor?

    -Quizas es una fiesta privada- dijo Alex como si leyera mis pensamientos pero el hombre no sujetaba ninguna lista en las manos.Volvi a encogerme de hombros y al entrar en la casa vi que habia un monton de gente esperando a los ascensores. Mientras nos poniamos al final de la fila, me dedique a contemplar la casa. Era de un modo antigua, no el edificio sino la decoracion. Habia cuadros por todas partes y los muebles eran de estilo griego, pero supongo que era de esperar de una torre de Historia. Era una decoracion muy bonita pero no era el tipo que usaria para mi propia casa ni tampoco el tipo de decoracion que les pegaba a los Leveer.

    Aparte del grupito de adolescentes apelotonados en las entradas de los dos ascensores no vi a ninguna persona adulta ni a ninguno de los Leveer.

    Quizas todos los demas se encontraban en el segundo piso, por el que tenia curiosidad o en la fiesta.

    Tambien divise que habia escaleras en forma de caracol pero nadie subia por ellas.

    Estaba a punto de proponerle a Alex ir por ellas pero igual nos perdiamos asi que deseche la idea.

    Por fin nos toco subir por el ascensor.Nos montamos con aproximadamente 5 personas mas y subimos al 3 piso. Desde el ascensor se oia musica house mientras ascendiamos. Una musica conveniente para una fiesta.

    Salimos los ultimos todo el mundo estaba excitado por entrar a la fiesta lo antes posible.

    Al salir, parecia que estabamos a la entrada de una discoteca de lujo. Habia un monton de luces de colores , una bola de cristales gigante que proyectaba una luz impresionante. Tambien vi que habia un bar a la derecha da la gran habitacion. Habia gente por todas partes. El decorado era expectacularmente moderno, un contraste enorme con el primer piso que parecia vivir en el siglo 16.

    En las ventanas habia pegados carteles de L.A. por la noche, eran impresionantes y casi parecian reales. Mientras yo buscaba con la mirada a los Leveer para felicitarles por la fantástica fiesta que habian hecho Alex ya estaba corriendo hacia Troy en una esquina,rodeado de chicas.

    Vi a Nicol acercarse hacia mi saludandome con la mano y con un ponche en la otra .

    -¿A que es genial esta fiesta que han montado?- me dijo con su llegada.

    -Si.- dije con asombro echando una rapida mirada a toda la habitación. -¿Solo estas tu?

    -No, Carol se a ido a conquistar a David de la clase de al lado de la nuestra, Anabella con su llegada se a pirado a donde estaban reunidas unas cuantas chicas que nunca habia visto.Jeremy no tengo ni idea de a donde se a esfumado y supongo que ya has visto donde esta Troy.-me informo mirando hacia donde se encontraban Alex y Troy.-¿Quieres un ponche?- me pregunto. Asenti y me tendio el vaso que tenia en la mano.Bebi unos cuantos sorbos y deposite el vaso en una mesa de cristal que habia a mi lado llena de Lay,s y golosinas.

    -¿Bailamos?- pregunte.

    -Esperaba que dijeras eso.- me dijo Nicol guiñandome un ojo.Le cogi de la mano y la arrastre por el gran espacio ocupado de gente en el centro del salon que estaban bailando cada uno de la manera mas loca que podia.

    Empezamos a movernos y vi a unos cuantos pasos que Carol estaba sentada en una silla con un chico pelirrojo a su lado, de facciones angulosas, pero bello a su modo. Ese tenia que ser David. Se estaba divirtiendo mucho y por lo visto Carol tambien.No quise interrumpirles para ir a saludarles asi que desvie la mirada hacia el centro de la habitacion. Pronto se reunieron con nosotros Alex y Troy y despues de un tiempo , Jeremy que estaba muy colorado.

    -Hola chicos. ¿Os esais divirtiendo?- pregunto una voz melodiosa pero potente a la vez detras mia. Me gire para encontrarme con Zahary muy cerca mia.

    - Si, es una fiesta genial. Ademas hay pibas guapas por todas partes.- dijo Troy feliz.-Sois impresionantes, esto parece una discoteca.

    -Solo una cosa, ¿Quien era el hombreton a la entrada que nos pidio identificacion?- pregunto Alex.

    -Oh, es el guardaespaldas de la torre. Posiblemente haya sido una broma ya que la fiesta no es privada.

    -Pues dile al guardaespaldas ese que no sabe hacer bromas y que empieze por cambiar ese careto que mas que alegrar parece que estas entrando en la casa del terror.- dijo Alex. Zahary rio.

    -¿Donde esta Selene?- pregunte.

    -Creo que cambiandose de vestido por segunda vez, ya se le a vertido el ponche dos veces encima o igual esta ayudando a la cocinera a volver a rellenar los platos. Devorais como leones.- contesto con una sonrisa angelical en la cara.- Me alegro de que hayas venido Lisa, y los demas tambien.- siguio mirandome a mi sonriendo como si no hubiera dicho la ultima frase. Me miraba con una mirada expectante, esperando algo de mi. Algo en ella no me gustaba.Desvie la mirada mientras contemplaba su ropa. Estaba vestido casual, con unos vaqueros azules rotos y una camiseta ancha que no resaltaba sus fornidos musculos.De repente se oyo un crujido de cristal.Algo rompiendose.

    -Me perdonais un momento, creo que han roto una mesa.-se disculpo Zahary y fue directo hacia el lugar en donde se habia oido el crujido.Al rato volvio:

    -Lo siento, he tenido que echar a dos de los mayores.Habian traido bebida y se habian emborrachado, al final estaban a punto de tener una pelea con cualquiera de la fiesta.- dijo poniendo los ojos en blanco. Detras suya venia hacia nosotros Selene:

    -Hola, me alegro mucho de que hayais venido.

    -Por nada del mundo iba a perderme tu muliplo vestuario de esta noche.-bromeo Troy, Selene le sonrio.Lucia un vestido gris plateado que le resaltaba los ojos negros y que a la luz flourescente parecian de diferentes colores.

    Estaba lleno de lentejuelas de diferentes tamaños y de plata.Desde lejos se veia que era de diseño. Que desperdicio si se lo volvian a estropear.

    -¿Podemos unirnos al baile?- pregunto Selene.

    -¡Si!- dijimos todos al unismo. Troy enseguida agarro a Selene, antes de que Alex se pudiera acercar a ella, y como veia que Nicol tenia mucha vergüenza para bailar con Zahary estaba a punto de hacerlo yo.

    -¿Bailamos?- me pregunto el, suavemente. Asenti sonriendole.Justo entonces acabo la cancion hause que habian puesto y empezo una lenta que tenia que bailarse por parejas.El me acerco a su cuerpo, cogiendome suavemente por la cintura y sus manos se quedaron alli mientras que yo pose mis manos en sus anchos hombros. Se acerco aun mas a mi y pronuncio muy silenciosamente en mi oido:

    -¿Te gusta la fiseta?-me pregunto muy interesado.Asenti y el pudo sentirlo. Cada vez que se movia venia a mi su tenue pero dulce olor a martini y un increible olor a luz y paz.No sabia como definir su olor pero no queria que se perdiera.Estaba sonriendo, yo tambien.Era como si estubieramos ajenos a todo. Solo yo y el bailando al son de la cancion. En sus brazos me sentia protegida y fuerte, pero habia algo raro en su sujeccion. Era como si me estubiera protegiendo de algo sin querer soltarme. Simplemente protegiendome, aunque no se de que. Habia un extraño hormigueo en sus dedos en mi espalda, me estremeci un poco.

    -¿Pasa algo?- me susurro.Negue con la cabeza y volvi a sentir fuertemente contra mi su dulce perfume.-Lisa, yo...- no pudo terminar. Alguien le estaba sujetando del hombro suavemente.

    Cuando se alejo de mi unos centimetros tan solo, volvi a la realidad. Me habia olvidado por completo de la fiesta. En mi propio sueño con los ojos abiertos estabamos solo el y yo.Queria apoyar mi cabeza en su hombro sentirme protegida como hace unos momentos. En sus brazos todo era tranquilo y en paz incluso la musica ya no sonaba en mi cabeza. Solo estabamos el y yo.

    Se giro. Era Selene, ella se acerco a el y le susurro algo al oido.

    -Disculpame un momento.- se excuso y se fue detras de su hermana hacia lo que se suponia que era la cocina. Quizas se habia roto algo de nuevo aunque yo no habia oido nada. Justo antes de entrar se giro y me miro sonriente, le devolvi la sonrisa. Levanto el dedo indice y hizo un gesto a que fuera con el y después se llevo el dedo a la boca, para decirme que era un secreto y desaparecio por la oscura puerta.

    Mire disimuladamente a mi alrededor.Troy estaba mirando hacia el centro de la estancia, buscando una nueva pareja para el baile. Alex estaba agarrando a Nicol por la cintura bailando, quizas no se habian inmutado de nada y Jeremy de nuevo se habia ido a algun lado. Mire en direccion a Carol pero ya no se encontraban alli:

    -Chicos, yo me estoy mareando un poco por la claustrofobia, asi que voy a salir un momento a la terraza¿vale?Ahora vuelvo.- menti y aunque en realidad no sabia cuanto iba a tardar.

    -Te acompaño.- se ofrecio Nicol.

    -Mejor no, quedate y disfruta de la fiesta.

    -Recuerda que a las 2 y media nos vamos y son las dos.-me advirtio Alex.

    -Alex, si quieres quedarte me ire sola a casa, esta solo a unas cuantas manzanas de aquí.- se quedo un momento pensativo.-Enserio, no te preocupes por mi, me acuerdo bastante bien de la clase de taycuondo.- le dije para que se quitara las dudas de la cabeza.Asintio y despues me dedico una mirada de advertencia, como una que le dedica un padre a su hijo para que tenga cuidado.

    -Adios Shakespiere, ya te contare el lunes con quien me he liado.- dijo Troy burlon, le dedique una sonrisa.

    -Adios Lisa y que tengas dulces sueños.- dijo Nicol sonriendome compasiva.Le sonrei. Me meti en la multitud por mucho que me estaba asustando por la claustrofobia y cuando ya me habian perdido el rastro me volvi y entre por la puerta de la cocina.Todo estaba oscuro y oi como la puerta de la supuesta cocina se cerraba detras mia.Estaba a punto de salir cuando alguien susurro mi nombre a mi lado.

    -¿Zahary?-susurre tambien.

    -Si.- y me cogio de la mano, la aprete.

    -¿Porque no estan las luces encendidas? Se supone que esto es una cocina...- dije.Me apreto la mano y la estiro para que empezara a andar, eso hice.

    -Callate y sigueme.Ah y no hagas preguntas.- me dijo dulcemente aunque sus palabras me daban unos escalofrios extraños en la espalda, por mucho calor que hiciera.De repente vi una luz amarilla de bombilla en el final del oscuro pasillo por el que me estaba llevando. No parecia en absoluto una habitacion sino mas bien un salon aunque desde el sitio en el que nos encontrabamos no se veia ningun mueble. Pare en seco un momento.

    -¿A donde me llevas?- pregunte.

    -Te dije que no hicieras preguntas. Solo sigueme.-empeze a andar de nuevo aunque estaba dudando.¿Que haria el si intentara ir de nuevo a la fiesta?Por mucho que quisiera hacer eso me daba miedo porque con lo fuerte que era podria facilmente alcanzarme y obligarme a seguirle.Por fin llegamos al salon. Me arrastro hasta el centro.Lo unico que habia delante mia y en toda la estancia era una mesa de madera perteneciente al siglo XVI.No habia nada en ella solo una bandeja con manzanas verdes y rojas y dos velas a cada lado de esta proporcionando luz en la sala.Al lado de esta habia una gran silla del mismo siglo que la mesa y que parecia de un rey antiguo.

    Zahary se fue a una esquina en donde tambien se encontraba su melliza.Les mire con cara de interrogante en la cara pero ninguno de los dos me miraba, estaban contemplando el suelo de marmol fijamente como si fueran dos criados. Mire hacia arriba, la luz mas potente procedia de una bombilla antigua, que habian prohibido fabricar porque gastaba mucha energia, aunque la luz que procedia de ella era mas tenue y mis ojos podian adapatarse mejor a ella. La habitación en la que me encontraba no tenia nada que ver con la contigua a esta, donde se encontraban todos mis amigos. Era un contraste muy grande.

    Tambien divise que habia otra puerta al otro lado de la habitacion aunque no habia indicaciones a donde llevaba.Pense que seria un estudio geografico o algo por el estilo pero deseche esa idea cuando pense en como eran los estudios y que esto no tenia nada que ver,Estaba a punto de dirigirme hacia los dos mellizos cuando una voz detras de la silla hablo:

    -Elisabeth Devonne, ¿si no me equivoco?- dijo una voz adulta, me sorprendio ya que creia que no habia nadie detras del sillon. La voz era dura y tambien daba la sensacion de que estubiera ocultando algo pero a la vez era melodiosa como la se los mellizos.-Me alegro de que te haya encontrado por fin. La verdad imaginaba que serias mucho mas fuerte y mas madura, fisicamente. Pero claro todos teneis ese semblante antes de convertiros en monstruos.-siguio .Entendia todas sus palabras pero a la vez no entendia nada. Mire en direccion a Zahary y Selene, pero seguian mirando al suelo con el semblante serio. Recorde esos dulces momentos bailando con Zahary, parecia tan...bueno.

    Contemple de nuevo al sillon sin decir nada. No sabia de donde podia verme.

    -Bueno, supongo que aun no has descubierto lo que puedes hacer. Eso es bueno y la verdad tampoco te voy a dar la oportunidad de que lo hagas. Eres joven y me da una pena tremenda hacer lo que tengo que hacer pero soy un rey y es mi obligacion salvar a mi pueblo.- parecia mi hermano diciendo lo de que era rey y tenia que cuidar de su gente, aunque en esta voz no habia ningun rastro de burla.Aun no podia decir ni una palabra por mucho que quisiera. Todo eso me parecia una broma y quizas al final lo unico que podria hacer era reirme, pero entonces era como si estubiera clavada en el suelo.-Pero antes de proceder me gustaria que respondieras obedientemente a algunas dudas mias.-estuvo un rato en silencio esperando una respuesta pero no podia hablar.No entendia nada.Mire de nuevo a los mellizos pero parecia como si estubieran petrificados en el suelo, ninguno de los dos me estaba mirando.Eran perfectos, pero a la vez algo dentro de mi sentia repulsion hacia ellos, no se si por lo que estaban haciendo o por lo que estaban a punto de hacer.-Bien,¿has notado algun cambio en tu hermano o algo extraño en su forma de ser?- Esa era la primera pregunta, por fin algo que entendia. Si que habia cambios en Kel13 ultimamente, desde que cumplio los 18 pero no creo que eso sea algo extraño ya que ahora es mayor de edad, pero no iba a comentarle nada, algo en la voz de aquel hombre me daba miedo a lo que podria hacerme a mi o a mi hermano.De repente se levanto del sillon y vi la nuca de aquel hombre y la mitad del tronco, era muy alto incluso mas que Zahary, su pelo era corto y negro igual que el del chico. Se giro suavemente y cuando contemple su cara me quede atonita.

    Hubo 3 segundos en los que me olvide de todo, era como si en ese salon estubieramos solo el y yo.El aire empezo a faltarme y fue como si me olvidara de todo excepto de el.Queria recordar todo pero no podia, habia algo en el que no me lo permitia y aunque solo fuera por unos segundos, fueron los mas largos de mi vida y los mas extraños.

    Volvi a la realidad, y enseguida cerre mi boca que la tenia entreabierta por la sorpresa.Con el rabillo del ojo vi que por primera vez Zahary y Selene me estaban mirando.

    Pero eso no atrajo mi atencion sino el hombre al que tenia a unos cuantos metros de mi.Era alto como habia supuesto.Estaba vestido igual que un viejo rey, como el habia mencionado que es. Toda su ropa estaba decorada con joyas que parecian de alto valor y que tenian la pinta de pesar bastante. Selene se habia equivocado en lo de que no eran ricos,parecian de la realeza.

    Pero eso no me sorprendio. Le mire directamente a la cara. Su rostro era de facciones duras y perversas pero hermosas a la vez. Sus labios eran carnosos, demasiado carnosos. Su nariz era simplemente normal, parecida a la de Zahary pero los ojos fueron los que mas impactaron como me impactaron los de los mellizos. Eran de un color gris azulado y el iris era casi invisible. Habia muchas personas con ojos similares pero los suyos eran frios y distantes y tambien provocaban una incomodidad, escondiendo algo malvado dentro de ellos. Me quede mirandolos aunque a la vez no queria hacerlo, el tambien me estaba evaluando con la mirada. Se quedo fijamente mirando mis ojos mientras se acercaba. Una sonrisa se dibujo en su perfecto rostro pero no de las que te alegran el dia sino las que tenian pinta de una vibora a punto de atacar a su presa.Cuanto mas se acercaba a mi mas era la similitud con los mellizos, aunque no habia manera de relacionarlos. El tendria unos 29 años y no creo que sea hermano suyo, aunque no descartaba la posibilidad. Podria ser algun primo pero no creo que vayan a vivir con el y a obedecerle tan fielmente. Quedaba la posibilidad de ser el padre pero era imposible porque era demasiado joven.

    Pare de pensar y me dedique a mirarle y ver que cuanto mas se acercaba a mi mas bello me parcia. Parecia tener unos musculos como los de Zahary y un cuerpo 10 pero con toda la ropa que tenia encima no podia ver nada:

    -Te niegas a contestarme. Todos lo hacen, esperaba lo mismo de ti pero dado que no sabes quien soy podras cogerme confianza facilmente. Asi que me presentare. Soy Edgar II y soy el padre de los aquí presentes Zahary y Selene como tambien soy el rey de Iryed, aunque supongo que no habras oido hablar de el.- negue ligeramente con la cabeza y supongo que el, o mas bien Edgar no noto. Continuo examinandome y dandome la vuelta.-Creo que deberiamos conocernos mejor, asi que te pido que te presentes formalmente y espero que esta vez no me desobedezcas.- y me dedico una sonrisa fingida. Estube unos momentos sin decir nada y levante la mirada hacia los mellizos que me estaban mirando expectantes pero tristes a la vez. No sabia la razon de esa tristza. Selene me hizo un ademan para que hablara:

    -Me llamo Lisa Devonne, o Elisabeth como usted a dicho. Tengo 16 años y soy una chica normal...

    -Ahi te equivocas,-pronuncio despacio Edgar, interrumpiendome.- Por lo visto, no sabes quien eres.- continuo en tono compasivo con un matiz de falsedad.

    -No le entiendo, se perfectamente quien soy y no se porque arremete asi contra mi.-rio.

    -Me habria gustado contarte toda la histria pero no tengo suficiente tiempo asi que te tienes que conformar con una frase: eres una bruja.

    -¿Que? Sigo sin entenderle. ¿Una bruja en que sentido?

    -En todos.- dijo cortante.-Lo siento pero ahora a llegado el momento de proceder. Zahary cogela y llevala a donde tu ya sabes.- dijo sin mirar al chico y en tono severo. Siguio observandome y en un segundo abrio solo un poco los ojos para despues volver a mirar normalmente en un acto ambicioso, esperando algo de mi.¿A donde me iba a llevar? Edgar no queria que lo supiese. Me encogi ligeramente. Pasaron unos segúndos pero Zahary seguia en su sitio mirando al suelo.

    -¡Zahary,¿no me has oido?Que te la lleves!- dijo casi gritando.Zahary suspiro y Edgar por primera vez se giro. No aparte la vista de su precioso rostro porque en parte me daba miedo. Edgar se adelanto un paso hacia su supuesto hijo mirandole incredulo. Zahary por fin levanto la mirada:

    -Padre, no creo que sea conveniente llevarnosla ahora.Podriamos experimentar con ella. Ver que progresos hace y porque su antepasada dijo que era algo tan extraordinario.- pronuncio en tono tranquilo. Edgar se adelanto unos pasos mas hasta colocarse delante suya. Selene a su lado tambien miraba incredula a su hermano.

    -¿Que? ¿Te estas volviendo loco? Como puedes decir esas barbaridades. ¿Experimentar? ¿Has pensado en eso? Primero, esa cosa jamas se dejara examinar ni vigilar y segundo, si sigue madurando al final podria acabar con nosotros.- exclamo furioso. Zahary seguia tranquilo aunque habia un rastro de preocupacion en sus ojos ilegibles.

    -Ni siquiera sabemos cuanto vamos a durar aquí.-dijo con el mismo tono de antes.

    -Exacto y por eso debemos hacer algo con eso cuanto antes. Se razonable.- le ordeno. Todos estaban inmersos en la disputa y yo tube unos segundos de duda antes de aprovechar el momento y empezar a correr por el largo pasillo oscuro que llevaba a la puerta dirigida a la fiesta. Corri todo lo rapido posible, aparte de que odiaba la oscuridad tambien me daban miedo las palabras de Edgar. Oi unos pasos rapidos detras mia y mi respiracion se acelero. Por fin pude palpar la puerta y rápidamente encontre el manillar . Sali de aquel pasillo adentrandome rapidamente en la fiesta. Pase de largo entre todos los bailarines haciendome paso a empujones hasta encontrar la puerta del ascensor que se estaba cerrando en ese momento. Empeze a correr antes de que se cerrara la puerta y por suerte un amigo de mi hermano, del que desconocia el nombre paro el ascensor y espero a que yo llegara para descender a la salida. Estaba excitada y mi respiración era irregular. Cuando por fin paro el ascensor y se abrio la puerta fui la primera en salir y casi estaba corriendo para salir de esa casa o mas bien de aquel hombre. Solo esperaba no encontrarme con el guardaespaldas grandote que nos habíamos encontrado yo y Alex al llegar y así fue. No se encontraba alli. Pase rapidamente por el umbral y salí a la luz de la luna en el centro del parking. El Ferrari de Alex seguía allí y sopese la posibilidad de volver a la fiesta y pedirle que nos vayamos ya, pero no quería volver a aquella casa para no encontrarme de nuevo con Edgar. Lo único que quería en ese momento era pensar en lo ocurrido y ya que no quería irme a casa,porque estaba jadeando y el bolso se me había olvidado en el coche de Alex, aunque las llaves las tenia en el bolsillo, me dirigí hacia la parte trasera de la torre. Fui cuidadosamente y cada persona que salia de la casa me aseguraba de que no fuera ninguno de los mellizos, ni Edgar.

    Al final llegue a la parte trasera de la torre o mejor dicho ,a la parte trasera de la entrada. Me sente en la fresca yerba y contemple el cielo. Únicamente se veía la luna llena que en estos momentos estaba preciosa. Me puse a pensar sobre lo sucedido.¿A que venia todo el cuento del secuestro y los reyes?No tenia ninguna pizca de sentido y quizás solo fuera una broma por muy seria que pareciera, y de muy poco gusto.

    Si, tenia que ser eso. No tenia otra explicación aunque también había que considerar que se habían montado una buen escenario únicamente para asustar a alguien. Segui pensando, cada vez asegurándome mas de que era solo una broma de poco gusto, hasta que alguien pronuncio suavemente a mi lado:

    -Asi que estabas aquí, que estúpido fui al empezar a buscar en la fiesta. La verdad, no esperaba que estuvieras allí.-era la ultima voz que quería escuchar en esos momentos.Me llevo un tiempo asimilar las palabras antes de girarme y contemplar su dulce rostro:

    -¡Vete! No quiero volver a verte,...al menos no esta noche.-no eran las palabras que esperaba pronunciar. Pero no me arrepentí de haberlas dicho.

    -Supongo que tienes razon. Actué como un imbecil. Ahora mismo no estarias diciendome esto...ni tampoco estarias aquí. Pero obedecer a mi padre era la ultima cosa que quería hacer en respecto a ti en esa habitación y seguiré sin obedecerle.-Seguía con la broma.Estaba a punto de estallar pero me quede en silencio con mi mirada de vuelta al cielo. Se acerco unos metros mas a donde me encontraba yo. Estaba a punto de protestar pero supongo que vio mi reacción y se detuvo. Yo apenas podía verle con la poca luz que había pero sin embargo parecía como si el pudiera ver todo con claridad.-Entiendo que te estés formulando muchas preguntas a lo ocurrido esta noche y la verdad no tengo ni idea de por donde empezar a explicártelo aunque quizás no quieras saberlo.- añadió en tono serio. Me reí sarcásticamente y me gire nuevamente hacia el:

    -¿Todo esto es una broma, verdad?- esta vez el que se rió fue el ,que avanzo unos pasos mas hasta sentarse a mi lado , sin mi permiso aunque no proteste:

    -¿Enserio crees que es una broma?-dijo burlón, no espero respuesta.-Selene tenia razón al informarme de que no creías en la magia. Mira, para mi es mucho mas llevadero que no sepas nada de lo que esta ocurriendo a tu alrededor, pero de una cosa deberías estar informada. Vamos a observarte durante esta semana y espero que no te asuste. No te voy a hacer daño, te lo prometo.-El principio de su discurso me pico la curiosidad y le mire mas detenidamente:

    -Ahora que lo pienso, me a dado por las tonterías, y quiero oír tu historia pero no creo que vaya a creerla.-dije ironicamente.El sonrió levemente y su ojos se iluminaron.

    -Uff...No tengo ni idea de por donde empezar.

    -Lo que mas me sorprendio de todo fue que Edgar dijo que era vuestro padre, lo demas no lo entendi. Nunca pense que una persona pueda tener un hijo a los 8 años.-exclame por darle un tema de conversacion por donde empezar:

    -Oh, que alivio que no hayas entendido lo mas importante.- dijo con ironia pero sin querer lastimarme:-¿A que viene lo de los ocho años?

    -Bueno, es que yo a tu supuesto padre no le daria ni 30.

    -En realidad tiene 34 y ya se que parece muy muy joven pero siempre a tenido esas facciones que parece que nunca envejecen. Me imagino que piensas que es joven para tener 2 hijos de 16 años pero para que lo entiendas te tengo que contar todo desde el principio.-se quedo un momento en silencio. Le contemple expectante:-Mi nombre real es Zahary I Dalaras Bourmont Airyedfolk.

    -¿Y Leveer?-pregunte justo antes de que empezara la siguiente frase.

    -En realidad ese no es mi apellido.Es una mentira.-pero no me concentre en su respuesta. De repente en la mente me resalto uno de sus apellidos: Dalaras.

    -¿Uno de tus apellidos es Dalaras?Me suena de algo aunque no es un apellido muy común.

    -Dejame explicarte todo y lo entenderas.-dijo sin ningún rastro de enfado en su voz.-Bueno,soy o mejor dicho era el heredero del trono de Iryed.No te sonara el nombre ya que nuestro reino fue excluido de la antigua Gran Bretaña en tiempos de mi abuelo porque creían que estabamos locos.-se rió. No entendia nada pero no ose interrumpirle:-Creian que estabamos locos porque mi abuelo aseguraba que la magia negra existia y que tenian que tomar medidas contra ella. Creo que no le creyeron por miedo a que sus declaraciones fueran verdad, y lo eran. Lo he visto con mis propios ojos y yo mismo soy magico en parte.-le mire con el ceño fruncido de incredulidad. Me estaba tomando el pelo aunque sonaba bastante convincente todo lo que estaba diciendo:-Se que toda mi historia no viene a cuento pero tengo que contartelo para que entiendas mi situacion.-se tomo un largo suspiro:-Yo debi haber muerto hace unos siglos y eso hize pero no me acuerdo de nada hasta la edad que tengo ahora. Se que tube hijos y una preciosa esposa gracias a una cueva que hay en uno de los bosques mas alejados de la zona.-se tomo otro suspiro. Le estaba costando contarme esa historia:-Yo fui el rey Zahary Dalaras del reino Iryed o mas conocido como el reino prohibido.

    -Espera, espera, espera...-le interrumpi porque los recuerdos me vinieron como un torbellino a la mente.-Ahora comprendo de que me sonaba ese apellido y el nombre Zahary. Hace unos años había leido en un libro sobre el reino Iryed. El rey Alcander IIII fue expulsado de la civilizacion americana en el siglo XIIII porque se suponia que estaba loco. Daba afirmaciones de que la magia exsistia y que había que matar a una gran parte de su pueblo por sospechosos. Al final no lo hizo pero siguio con su afirmacion y su sucesor Edgar II también y despues su hijo Zahary y la dinastia se acaba con el hijo de este,Lander. Los tres se caracterizaban por ser inmensamente crueles y por hacer barabaridades con la gente de su propio pueblo.- En esa ultima frase Zahary hizo una mueca de dolor.

    -Pero yo estaba allí y veía como toda esa gente quemada en la hoguera o decapitada por orden de mi padre, hacia crueldades y hechizos que duraban toda la vida.

    -Eso no puede ser verdad.-exclame.-Tu no podrias haber exsistido entonces.Es simplemente imposible.

    -Lo se, pero es verdad Lisa. Creetelo , porfavor o al menos dejame que te cuente toda la historia.-espero una respuesta,me quede callada:-Como bien has dicho,sabiamos que la magia existía y tomabamos remedios contra ella por muy duros que fueran,pero eso no deberia importarte. Lo que estoy a punto de decirte te involucra plenamente a ti en toda la historia.-Iba a decirle que se callara que estaba diciendo estupideces y que quería irme ya a casa. Pero no proteste:-Un día, justamente el 9 de Agosto de 1513, lo recuerdo como si fuera hoy, estaba observando desde la terraza del palacio como estaban a punto de ejecutar a Veone Alain una muy poderosa bruja en aquellos tiempos. Era poderosa y majestuosa, se le veía en la cara. Tenia unas facciones duras pero también suaves como las tuyas, pero en lo que mas os parecéis es en los ojos. Teneis unos destellos mágicos como una luz dentro de ellos, todos los seres mágicos lo tienen.

    Yo contemplaba como subía por las escaleras mugrientas del estadio que habían montado por ella y con un gran publico a su alrededor, esperando el momento de su muerte con felicidad. En esos momentos sentía un gran odio por esa mujer como por todos sus familiares pero no creía que podría odiarles mas. Mi padre estaba presenciando la escena desde la ventana de su habitación. Justo antes de poner su cabeza en el pedastal, miro hacia la ventana de mi padre y pidio decir unas palabras. Me acuerdo muy bien de eso porque yo mismo se las concedi con un movimiento de la mano. No tenia ni idea de lo que iba a decir, y eso fue lo mas irracional.- no me miraba a mi sino al cielo imaginandose ese día. Por mucho que no le creyera parecía tan cnvincente que preferi adentrarme en la historia pensando que el era el rey Zahary.-Seguia mirando a mi padre pero vio mi permiso y pronuncio suabemente pero a la vez siendo dura.

    ´´Se que esto una persona como yo no deberia hacer, pero tienes que pagar por todo esto que estas haciendo Edgar Dalaras. Despues de unos siglos volveras a nacer, con la misma edad y conocimiento de tu vida que tienes hasta ahora y dentro de un año.

    Vas a revivir justamente para ver con tus propios ojos lo que hicisteis tu, tu padre y lo que va a hacer tu hijo también.

    Vas a revivir para ver como Elisabeth Devonne de mi misma sangre cambia el mundo y te daras cuenta de tu error. Aunque intentes pararla, no podras. Ninguna fuerza podra. Pero ese no es tu único castigo, tus hijos, Selene y Zahary te acompañaran para saber que su padre es un monstruo´´

    Me sorprendio oír mi nombre aunque deberia haberlo esperado. Parecia como si Zahary hablara solo, y decia con una voz llena de odio el discurso dicho por Veone. Aun no me creía nada de lo que decia aunque en mi cabeza empezaron a estallarme miles de preguntas que tube que contener para no sacarle de su ensoñacion.Volvio a hablar:

    -Despues de su asesinato todo el mundo estaba en tension y mirando expectante al rey de Iryed. Yo también le estaba mirando y el me hizo un ademan para que fuera a sus aposentos. Corri a su habitación,Selene ya estaba allí conteniendo las lagrimas. Me sente en la cama de mi padre al lado de ella y le abraze. Mi padre dijo firmemente que no se había creido nada de lo que dijo la vieja bruja y que no teniamos que preocuparnos. Pero en parte tomamos medidas. Se construyo cerca del palacio en un bosque virgen una cueva bajo tierra y allí escondimos una gran parte del dinero de Iryed, armas y cualquier cosa que podría servirnos para nuestro renacimiento. Despues de un año mi padre empezo a escribir un diario contando todo lo que sucedia en la corte y también me hizo escribir una carta para mi futuro hijo diciendole donde esta la cueva y que cada vez ponga mas oro dentro de ella, o quizás una reversion del hechizo. Tambien le pedi que ponga cosas nuestras en ella,y lo hizo. Hay un cuadro precioso dentro de esa cueva. El retrato se hizo cuando yo tenia 27 años con mi esposa Candace y mi hijo Lander y a su lado mi dulce hija Elodie. Tambien mi hijo escribio un diario aunque ahora esta en manos de mi padre. Pero me imagino que eso no es lo que te interesa.-Entonces me miro con una ceja levantada.Por fin había salido de su ensoñacion. Movi la cabeza un poco para salir de la mia. Tenia la boca abierta y seca, sin darme cuenta. La cerre de inmediato y me quede mirandolo para despues bajar la mirada. Me daba pena que no recordara su familia pero no quería que supiera que le había creido hasta un cierto punto.

    -Nunca crei en que lo que dijo Veone fuera verdad, pero aquí estoy delante tuya, con su discurso en la mente, asumiendo que todo lo que dijo era verdad.

    -Esa mujer no podría estar refiriendose a mi. Es imposible. Yo únicamente soy Lisa, y nunca he creido cambiar nada aparte de las reglas del club de Literatura de vez en cuando. Ademas, con tal de que me digan que caigo mal a alguien ya estaria llorando por dentro. Todo el mundo puede hacerme daño y tu padre el que mas. Aunque, eso si. No consigo creerte. Es simplemente imposible. La magia no exsiste...

    -Si tu hubieras visto lo que he visto yo...-mascullo entre dientes.

    -Solo una pregunta.¿Eres actor o algo por el estilo?-tenia que serlo para interpretar una historia tan increible. Rio pero con pena en la voz.

    -Esperaba que no lo creyeras. Pero no se porque me duele tanto que no confies en mi. Yo tampoco se que esta pasando, y mas en lo referente a ti.

    Creía que serias una vieja y en lo referente a tu trabajo creía que serias una pitonisa .No me esperaba que fueras una joven de aparencia tan suave y hermosa, ni yo ni nadie. Pero es un alivio que sea así porque tienes menos oportunidades para huir o para entender lo que esta pasando en ti.-hizo una mueca que no pude interpretar y desvio su mirada de la mia. Sus ojos brillantes a la luz de la luna parecian perlas negras. Suspiro.

    -Mira, yo no te quiero matar Lisa...- dijo como si le costara pronunciar las palabras. Me estremeci por el significado de estas.-ni tampoco dejare que lo haga nadie hasta que descubramos lo que pasa dentro de ti.-suspiro nuevamente.- Hace unas semanas cuando aun no te había visto, era el que mas deseos tenia de matarte. No entendia nada de este mundo y creía que tu eras la culpable. Pero desde que te vi, fuiste como un iman para mi. Tus ojos, eran una suplica y dolor eterno para mi y si te mataba despues me mataria yo también. Mi padre sabia eso pero le dio igual y si me oponia a sus planes me dejaria fuera de la operación. Continue, asegurándome de que te podría meter en esa celda para que te mueras de hambre.Pero en esa habitación me fue imposible move...

    -¡Aqui estais!- exclamo alguien a unos cuantos metros de donde estabamos ,interrumpiendo a Zahary. Me alegre de que la voz no fuera dura y melodiosa sino melodiosa y suave. Selene. Por mucho que me alegrara que fuera ella y no Edgar, vino a mi mente, la estatua en la que se había convertido justo antes de que Edgar le ordenara a Zahary que me cogiera. Me estremecí pero Zahary no pareció notarlo.-Os he estado buscando por toda la torre, a Lisa ya la daba por desaparecida y a ti Zahary, creía que la habías seguido.-suspiro a la luz de la luna su vestido brillaba levemente, así que no se lo habían manchado todavía.-Alex a estado preguntando por ti.-dijo suavemente dirigiéndose hacia mi.- Le he dicho que estabas viendo la torre con Zahary y que igual el te llevaría a casa. Así no habria empezado a buscarte ni para encontrarte ni para llevarte a casa. Bueno, ¿de que estáis hablando?-pregunto con verdadero interés. No podía no sonreír, por mucho que lo quisiera. Me devolvió la sonrisa, se sentó a mi lado y me cogio la mano. Al principio estaba dudando pero después yo misma le hice un gesto que indicaba que no estaba enfadada con ella. Pero creo que no por eso estaba dudando sino por si iba a hacerle algo malo, ya que se suponía que era una bruja. Me apreto la mano.

    -Le he contado toda la historia no podía contenerme mas. Tiene derecho a saberlo.- susurro Zahary, Selene asintió en silencio.

    -Yo aun no me puedo situar, no puedo creer que Lisa, tan aparentemente indefensa, tenga un poder dentro de ella. Creo que Veone nos mintió.

    -Yo también creía eso pero, ya no. Tiene los mismos ojos que su antepasada y ademas si ya estamos aquí ¿ porque no íbamos a creernos la segunda parte del hechizo?- estaban hablando entre si, sobre mi pero parecía como si no existiera.-¿Donde esta nuestro padre?

    -Esta en su despacho, frustrado. No se atreve a ir a la fiesta porque tendrá que dar explicaciones de quien es. Dijo que en cuanto veamos que Lisa había huido nos presentáramos inmediatamente delante suya.- se tomo un respiro. No le apetecía mostrarse delante de su padre. Si yo estuviera en su lugar tampoco querría.

    -¿No deberíais ir?- pregunte.

    - Dijo que nos presentáramos inmediatamente al ver que has huido pero aquí estas.- dijo ella. Se quedo un rato en silencio y yo sofoque una sonrisa:-Lo siento mucho Lisa, enserio. Se que pensaras que estaba dispuesta a dejarte morir pero veía desde lejos las intenciones de mi hermano así que no valdría la pena haberme involucrado yo también. Con uno solo bastaba para pararle a nuestro padre. Apoyo a Zahary en la idea de que veamos tus progresos y cambios durante un tiempo y entonces decidamos que hacer contigo.

    -¡No quiero que decidáis que hacer conmigo!- exclame pero no muy fuerte.-Soy mayorcita como para que digan lo que tengo que hacer o no y menos con respecto a mi muerte. Hay muchísimas brujas y pitonisas en Londres, falsas pero brujas al fin y al cabo. Si empezáis a cazar a todas no podríais durar ni una vida. Yo nunca he aspirado a eso. Jamas, y lo único malo que he hecho hasta ahora, es alguna travesura y romperle el corazón a Alex, y eso me duele no me ejerce ninguna felicidad.-la ultima frase me dolio pronunciarla. Enseguida me imagine al chico de cabello rubio claro, casi dorado como el de Selene, que en una foto antigua a blanco y negro habria salido como blanquecino y de ojos azul oscuro y dentro dibujados copos de nieve blancos que hacían sus ojos únicos. Me distraje de mis pensamientos cuando Zahary susurro.

    -Tiene razón, no sabemos si es lo que dice ser y aunque lo sea no deberíamos matarla, sino ver que cosas fascinantes puede hacer. Nunca tuvimos esa posibilidad.

    Selene asintió en silencio y miro a la luna:

    -¿Como crees que podría cambiar el mundo?- pregunto a su hermano, dejándome de nuevo fuera de la conversación.

    -No lo se, pero mi mundo ya lo a cambiado.- pronuncio susurro.